Miercoles, 28  de Junio 2017
         
 

Autoridades Ambientales Regionales del país se solidarizan con Mocoa

Desde la Asociación de Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible -Asocars nos unimos a las voces de apoyo ante la tragedia ocurrida en Mocoa a causa de la avalancha en los ríos Mulato Sancoyaco y Mocoa.

Nuestra solidaridad con todas las familias de las víctimas de Mocoa, y nuestro abrazo fraternal para el director de CORPOAMAZONIA, Dr. Alexander Mejía, por los funcionarios de la entidad, que perecieron en la tragedia.

Las autoridades ambientales regionales permanecen atentas y trabajando bajo la coordinación de la Unidad Nacional para la Gestión y Atención de Desastres, entidad que orienta el accionar para las ayudas requeridas y el manejo de la tragedia.

"Sin embargo es necesario recordar la importancia del ordenamiento ambiental como parte del componente del conocimiento del riesgo, para el ordenamiento territorial. La mayoría de los desastres son causados por la acción del hombre que desconoce a la misma naturaleza, en actividades como la minería ilegal, los cultivos ilícitos", manifestó Ramón Leal, director ejecutivo de Asocars.

Las otras 32 Corporaciones Autónomas Regionales del país, están a disposición de CORPOAMAZONÍA para brindarle la colaboración y el apoyo que requiera para atender los requerimientos que, como parte del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo, en coordinación con las autoridades nacionales, departamentales y locales se definan.

CORPOAMAZONÍA está trabajando en esta primera fase del manejo del desastre, para lo que ha dispuesto su personal y su sede como bodega para recibir ayudas, y está en permanente contacto con el Ministerio de Ambiente y las otras CAR del país, para coordinar los apoyos técnicos y logísticos que se requieran para reforzar su labor.

Algunas CAR han recordado a la comunidad y demás autoridades de su jurisdicción las recomendaciones para prevenir o minimizar estas lamentables tragedias. Recomendaciones como:

 

  • La deforestación en cercanías a las fuentes hídricas y evitar construir viviendas en proximidad de las rondas de los ríos.
  • Realizar monitoreos permanentes a las zonas de riesgo (laderas, fuentes hídricas, rondas hídricas etc.) pues se incrementa la probabilidad de ocurrencia de deslizamientos, crecientes súbitas y avenidas torrenciales.
  • Evaluar conjuntamente con las Entidades de Socorro y Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres los posibles riesgos y efectos que pudiesen presentarse en la temporada de lluvias, por medio de visitas a zonas de alta vulnerabilidad.
  • Verificar drenajes urbanos, canales de aguas lluvia y corrientes hídricas permanentemente, retirar materiales, y elementos que impidan su flujo normal (material vegetal, obras civiles colapsadas, residuos sólidos, entre otros), para evitar posibles represamientos.
  • Limpiar canales, reforzar jarillones y realizar mantenimiento de redes de alcantarillado.