Lunes, 23  de Octubre 2017
         
 

Corponor solicita Plan de Contingencia eficaz ante los derrames de crudo

 

El nuevo atentado contra el oleoducto Caño Limón Coveñas, registrado ayer en zona rural del municipio de Teorema, se suma a la cifra de los 45 ataques contra la infraestructura petrolera en lo que va corrido de este año.

San José de Cúcuta, 27 de septiembre de 2017.

Como verdaderamente grave fue calificado en rueda de prensa este jueves en las instalaciones de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental – CORPONOR, el nuevo atentado contra el oleoducto Caño Limón Coveñas, el cual provocó la rotura del ducto y el derrame de crudo en las quebradas La Cristalina, La Tiradera y en el río Catatumbo.

La preocupación según lo manifestaron el Director General de Corponor, Gregorio Angarita Lamk y el Coordinador del Consejo Departamental de Gestión de Riesgo de Desastres, Anelfi Balaguera se debe a la implementación de un Plan de Contingencia eficaz para evitar que el derrame de crudo transite más allá de los 107 kilómetros, desde el punto de dispersión al punto de control, ubicado en el corregimiento de La Gabarra en zona del Catatumbo.

La autoridad ambiental, ha hecho un llamado a las autoridades departamentales y nacionales para ejercer un trabajo conjunto en procura de la recuperación ambiental del ecosistema nortesantandereano.

 “El daño es monumental, el daño es incuantificable, el medio ambiente sufre de una manera inconmensurable de acuerdo a los registros de videos y fotografías que hemos recibido. Hemos llamado la atención no solo de Ecopetrol para que garantice un Plan de Contingencia eficiente y eficaz sino también de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales para que nos presente esa alternativa que estamos requiriendo desde hace 4 meses específicamente, cuando se produjo lo de Guamalito, que nos garantice un Plan de Contingencia donde las fuentes hídricas de Norte de Santander puedan estar mejor protegidas en cuanto a la capacidad de reacción de estos planes” argumentó, Angarita Lamk.

La mayoría de las afectaciones por atentados al oleoducto se evidencian en la cuenca del Catatumbo, que aporta cerca del 70% del agua dulce del lago de Maracaibo y que ha sufrido por décadas los efectos de la guerra y el desplazamiento forzado y con presencia de todos los actores armados.

 “Municipios como Tibú, El Tarra y Teorama están padeciendo este atentado terrorista contra el medio ambiente, estamos hablando de 300 predios en los 3 municipios que tienen afectación y en los cuales se desarrollan actividades agropecuarias, la valoración que tiene que hacer Corponor no se ha podido adelantar dada las condiciones de seguridad y esperamos que esto sea realizado de la mejor manera y a la menor brevedad para dar inicio a todas las actividades de evaluación de todos los componentes, no solo de la calidad del agua, flora y fauna sino también del recurso suelo”, agregó.

Así mismo, Anelfi Balaguera – Coordinador Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres manifestó que “Lamentamos esto, es una catástrofe ambiental para nuestro departamento y no concebimos como existe un tramo tan largo de más de 100 km, sin que haya una barrera de protección que hubiera contenido más rápido y de manera más eficiente este derrame para no generar tanto daño ambiental. Se espera que el punto de contención en Tibú pueda ser eficiente, de no ser así pues ya pasaría al lado venezolano y podría contaminar el lago de Maracaibo”.

Hasta el momento según se informó, no se reportan afectaciones al suministro de agua potable para la población de las zonas afectadas.

El Oleoducto Caño Limón – Coveñas tiene una extensión de alrededor 780 kilómetros, trasporta 210.000 barriles diarios de crudo y pasa por 33 municipios en 7 departamentos (Arauca, Boyacá, Norte de Santander, Cesar, Magdalena, Bolívar y Sucre).

 

chat corponor